¿Por qué es importante la actividad física?

La actividad física es vital para la buena salud, especialmente si está intentando reducir o mantener un peso saludable.

  • Al quemar calorías mediante el desarrollo de actividad física y a la vez, al reducir el número de calorías que se consumen, se origina un “déficit calórico” que se traduce en la pérdida de peso.
  • Es importante mencionar que la evidencia muestra que la única manera de mantener la pérdida de peso es realizando actividades físicas de manera regular.
  • La actividad física ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes en mayor medida, que la pérdida de peso por sí sola.

La actividad física también ayuda a:

  • Controlar y mantener el peso.
  • Reducir la presión arterial alta.
  • Disminuir el riesgo de diabetes tipo 2, ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares y varios tipos de cáncer.
  • Reducir el dolor de la artritis y la discapacidad asociada con esta afección.
  • Mitigar el riesgo de osteoporosis.
  • Reducir los síntomas de depresión y ansiedad.

¿Cuánta actividad física es necesaria?

Cuando se trata de controlar el peso, hay mucha variación en la cantidad de actividad física que necesita cada persona. A continuación, le ofrecemos algunas pautas:

 

  • Para mantener su peso:

– Llegue gradualmente hasta 150 min. de actividad aeróbica de intensidad moderada (*),

– 75 min. de actividad aeróbica de intensidad vigorosa (**) o,

– El equivalente combinado de los dos tipos de actividad cada semana.

Nota: Evidencia científica sólida demuestra que la actividad física puede ayudar a mantener su peso con el transcurso del tiempo.

 

  • Para perder peso y no recuperarlo:

Usted necesitará una gran cantidad de actividad física a menos que ajuste su dieta y reduzca la cantidad de calorías que come y bebe.

Nota: Para llegar a tener un peso saludable y mantenerlo, se requiere tanto de actividad física regular como de un plan de alimentación saludable.

 ¿Qué significa la intensidad moderada y la intensidad vigorosa?

(*) Moderada: Si al realizar la actividad física, su respiración y ritmo cardíaco son mucho más rápidos, pero aún puede mantener una conversación. Por ejemplo:

  • Caminata rápida (una milla en 15 min.)
  • Trabajo moderado en el jardín (rastrillar, embolsar hojas o pasar la cortadora de césped).
  • Jugar en forma activa con niños.
  • Andar en bicicleta a un ritmo de paseo.

(**) Vigorosa: Si su ritmo cardíaco se acelera sustancialmente y tiene que respirar muy fuerte y rápido para poder mantener una conversación. Por ejemplo:

  • Trotar o correr.
  • Nadar.
  • Patinar en ruedas a un ritmo acelerado.
  • La mayoría de los deportes de competición (baloncesto o fútbol).
  • Saltar la cuerda.

cmad_actividad_2

 

Si desea puede revisar el artículo completo para profundizar un poco más acerca de este tema:

http://www.cdc.gov/healthyweight/spanish/physicalactivity/index.html

Anuncios