A fin de promover la prevención de las complicaciones que se pueden presentar en las gestantes y el bebé, la Asociación Peruana de Estudio de la Obesidad y Ateroesclerosis (APOA) recomendó a las mujeres evitar la obesidad antes y durante el embarazo debido a que el exceso de peso puede afectar seriamente la salud de la madre y al bebé al causar complicaciones que pueden poner en riesgo, inclusive, la vida de ambos.

Imagen

Estudios realizados por el Instituto Nacional Materno Perinatal, el 21.9% de las gestantes tienen obesidad y el 17% sobrepeso, a estos datos se suma la encuesta demográfica y de salud familiar (ENDES) del 2012 que menciona que el 36.5% de las mujeres en edad fértil tiene sobrepeso y un 17.9% tiene obesidad.

La obesidad antes de la gestación puede causar en la mujer problemas de fertilidad y durante el embarazo puede desarrollar diabetes, hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, cesárea, embolias, trabajo prolongado de parto e incluso desprendimiento prematuro de la placenta.

En el caso del bebé es riesgoso ya que puede tener anomalías congénitas, o producirse un aborto espontáneo, inclusive pueden tener durante su niñez obesidad y en su adultez desarrollar posiblemente diabetes, obesidad o hipertensión arterial.

La gestante debe tener en cuenta estas recomendaciones para evitar cualquier complicación posterior, otro riesgo que puede ocasionar debido a la obesidad es que dificulta un buen examen gineco-obstétrico e incluso dificultar la visualización de imágenes ecográficas de control prenatal.

Deben tener en cuenta que el mayor riesgo para la salud del bebé se da cuando la obesidad está presente en los tres primeros meses de gestación donde se da la etapa de embriogénesis ya que de haber alteraciones internas puede generar anomalías congénitas.

Para evitar estos riesgos y poder prevenir las complicaciones mencionadas es recomendable que toda gestante tenga un control gineco-obstétrico durante todo el embarazo, ya que a través de estas revisiones periódicas se puede controlar la ganancia de peso anormal y tomar acciones adecuadas. Además, es importante que la gestante desarrolle un buen hábito alimenticio y trate de realizar actividad física habitual.

Fuente: Revista Top Medical

Anuncios